Historia

"Después de vivir muchos años en el exterior, inmersa en la vorágine del mundo de los negocios al servicio de una empresa multinacional, fui entendiendo poco a poco, que la vida se debe volver tranquila y llena de paz para gozar con las cosas simples: la tierra, el agua, los pájaros, las flores, la huerta. Y hacerlo a través de actitudes sencillas, como promover encuentros, generar un ambiente apacible, despreocuparse del tiempo, escuchar el silencio, compartir una carcajada, observar un amanecer, una puesta de sol o el mejor cielo estrellado que conozco. Así surgió la idea de construir una casa en medio de la naturaleza pampeana, que pudiera ser ofrecida a aquellas personas que buscan momentos de sosiego para su vida de vértigo, horarios, apuros, insomnio y mucho ruido."

Elena Miguens.